Hetairas, las mujeres griegas que eran más que una simple prostituta

https://www.google.com/amp/culturacolectiva.com/hetairas-mujeres-griegas/amp/?_utm_source=1-2-2

Hetairas, las mujeres griegas que eran más que una simple prostituta

¿Por qué pagar sólo por sexo?

Los hombres no usan la prostitución sólo para saciar sus necesidades carnales, sino que buscan una especie de conexión que no pueden encontrar en otra parte. Así lo informó un estudio de The Guardian. En el fondo, desean un vínculo personal. De entre sus encuestados, la mayoría aseguran que se sentían vacíos o sucios después del coito y que muchas veces esperaban que la experiencia incluyera un factor más profundo; una plática o la ilusión de que se encuentran en sintonía con otra persona.

Por ese motivo, también existen ese tipo de servicios en prostitutas de “más alta categoría”. Las chicas escort suelen ser más sofisticadas y sirven como dama de compañía para galas, cenas y hasta fiestas comunes. No sólo trabajan sonriendo y teniendo sexo al final del día, sino que fungen como una compañera intelectual cuyo propósito es darle una experiencia digna a quien paga por sus servicios.

hetarias mujeres griegas antiguedad

Ese concepto podría sonar nuevo y revolucionario, pero es algo que ha existido desde tiempos antiguos. De manera más específica, se desarrolló en la Antigua Grecia como el término hetairas, que eran justamente eso: damas de compañía intelectual sofisticadas que también usaban el sexo como parte de sus actividades. Pero, a diferencia de la actualidad –que son vistas como simples trabajadoras sexuales– en esa época eran percibidas como mujeres de una clase superior.

Mejor que una prostituta

hetarias mujeres griegas grecia

Es bien conocido el hecho de que la ideología de la Antigua Grecia era mucho más liberal que en la actualidad. La prostitución no era vista con tanto desprecio como lo es ahora así que las mujeres que se dedicaban a eso sólo tenían una profesión más, sin embargo, era fácil catalogarlas por sus distintos tipos de clases sociales y la forma en que trabajaban. Mientras que las llamadas pornai, de clase baja, sólo se enfocaban en el sexo y tenían múltiples clientes, estaban las hetairas: mujeres sofisticadas e inteligentes que servían como concubinas de hombres con mayor estatus social. 

Mientras que las esposas de los griegos se sometían al papel de cuidar a sus hijos y no podían ofrecer opiniones sobre múltiples temas como la política o la filosofía; las hetairas servían como consejeras de los hombres a quienes acompañaban teniendo la oportunidad de comprar sus propios terrenos y ser activas económicamente. Su estatus era tan alto como el del hombre al que acompañaban y, aunque eso pudiese ser permitido como machismo, se asegura que la capacidad intelectual de esas mujeres les ayudaban a influenciar e incluso hacer cambiar de opinión a sus clientes en decisiones importantes.

hetarias mujeres griegas famosas

Hetairas famosas

En la Antigüedad algunos de los sabios más importantes estuvieron acompañados de esas prostitutas de alta categoría. Archeanassa fue la hetaira de Platón, quien estuvo enamorado de ella en su juventud. Thaïs fue una mujer clave en algunas de las campañas de Alejandro Magno ya que era acompañante de Ptolomeo. Aspasia era la amante del general Pericles y además tenía un burdel en el que educaba a otras jóvenes para que se convirtieran en cortesanas y trabajaran de la misma forma que ella.

hetarias mujeres griegas pasado

La historia más relevante de una hetaira fue el caso de Phyrne, una mujer adinerada que fue puesta bajo juicio por impiedad (no sentir miedo de los Dioses). Su historia ha sido contada de diferentes maneras, pero el relato más fiel es el de Ateneo, quien narró que –a pesar de ser sentenciada– fue perdonada una vez que su cuerpo fue expuesto ante el jurado causándoles lástima y perdonándola por sus crímenes. 

hetarias mujeres griegas prostitutas

En la actualidad es poco probable ver historias así… pero no es imposible. No sólo las mujeres trabajan como escortsofreciendo servicios que van más allá del placer sexual, el sitio Rentboy.com se ha convertido en una plataforma multimillonaria en donde cientos de hombres son contratados para darle noches inolvidables a mujeres adineradas. ¿Por qué habríamos de juzgarlos? Su estilo de vida es digno y mucho mejor al de cualquier prostituta y tienen mayor privilegio que cualquier esposo o romance desechable.

*

Referencias

The Guardian

 “Women in Greek Society” de Charles Seltman (1953)

“Immigrant Women in Athens: Gender, Ethnicity, and Citizenship in the Classical City” de Rebecca Futo Kennedy (2014)

“Inventing the “Hetaira” de Leslie Kurke (1997)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s