Joan Máscaro | Materia y Espiritu

J. Mascaró. Materia y espíritu.

Decía Joan Mascaró que mientras ‘en Occidente se habla del Dios del Universo, en la India se habla del Alma del Universo’. La concepción de Dios como espíritu absoluto, en Oriente, se complementa con la idea de que este Dios o espíritu (Brahman) es también una parte de nosotros, la parte más profunda de nuestra individualidad: nuestra alma (Atman). 

Brahman, Dios, está en todas las cosas del universo, es todas las cosas, y es a la vez nuestra alma o vida (Atman). Dios está en la naturaleza entera, pero donde se manifiesta, por los que nos incumbe a los seres humanos, es en nuestra alma y en nuestro corazón. Nuestra alma tiene, pues, una dimensión ‘divina’ que la conecta con todo el universo, incluidos nuestros semejantes.

‘Existe la Verdad de este universo. Lo podemos llamar Ser del universo, que está en nosotros y en todo.’

‘Todo en el universo es una parte de un alma infinita.’

‘El Dios que está en nuestro corazón está también en el corazón de todos.’

‘Si amas tu vida, ama a Dios, que es tu vida.’
‘El fin del alma es convertirse en Espíritu’, manifestaba Mascaró. Mi alma, en buena medida, no es mía: es la misma alma que la de todo el mundo y la de la naturaleza entera, es el espíritu de Brahman. Cuando el cuerpo muere, el alma sigue siendo lo que ha sido siempre: Brahman. Por alma entendemos la voluntad y el intelecto, las llamadas funciones superiores de la mente. La razón y la voluntad no son algo exclusivo del individuo, que se genere en él de una manera aislada. Provienen de Brahman. Más que el individuo, es la naturaleza la que se comporta de forma racional y la que hace nacer la intencionalidad en las personas. La inteligencia y todo lo que llamamos alma es simplemente el orden de la naturaleza que trasciende el azar de los elementos individuales:

‘Porque Tu y Yo pueden devenir uno, ‘Hágase tu voluntad’ es también ‘Hágase mi voluntad”.

‘Hágase tu voluntad’ quiere decir que la voluntad superior y nuestra voluntad puede ser una.’

‘¿Cómo puede la naturaleza ciega comportarse tan racionalmente y con una inteligencia tan milagrosa? Porque la razón y la inteligencia también están en la naturaleza. El Espíritu de creación crea azar y hado y permite la imperfección, porque de esta imperfección pueda surgir la perfección.’
Ligada con el concepto de Dios está la idea del continuo materia-espíritu. Materia y espíritu, en Oriente, al contrario de lo que estamos habituados a pensar, no son cosas diferentes. No podemos, ni debemos, distinguir entre materia y espíritu. La materia es espíritu y el espíritu es materia. Todo es UNO. La materia es más pesada y espesa, y el espíritu es más sutil, libre y volátil, pero se trata de una diferencia puramente cuantitativa. Hay un universo visible y un universo invisible, pero ambos existen igualmente. 

La materia puede ser invisible, como es el caso del aire. Que algo sea invisible no quiere decir que no sea material. Lo invisible también se siente y se percibe, aunque no por la vista.

‘Detrás del universo visible debemos sentir el universo invisible.’

‘Si hacemos una distinción absoluta entre la materia y el espíritu nos equivocamos.’

‘La materia es espíritu espeso y el espíritu es materia sutil.’

‘La esencia de la materia es la pesadez, la esencia del Espíritu es la libertad. Lo natural y lo sobrenatural son uno, no dos.’

‘El universo es movido por una fuerza espiritual.’

‘Entrelazado con el mundo de la materia está el mundo del espíritu.’

‘Soy una corriente, un proceso, no una entidad.’
El ‘espíritu’ (o Dios) está en el cielo, literalmente. Lo que llamamos el ‘espíritu’ es alguna forma de materia sutil y libre que se extiende por el cielo: algo como el aire o el aire mismo. No es que el ‘espíritu’ interactúe con la materia, sino que es materia; cierto tipo de materia es ‘espíritu’. La palabra ‘espíritu’ tiene dos acepciones: una física (aire) y otra metafísica (Dios). Dios (Brahman) deviene alma y vida en nosotros (Atman) por medio de la respiración del aire del cielo.

‘Ser en Dios es ser en el cielo, incluso ahora.’

‘No digas ‘estoy respirando’. Observa y di ‘la respiración tiene lugar’.’

‘Inspirar y espirar es devenir.’

‘Tendríamos que imaginar que las cosas que se han de hacer se hacen con mucha facilidad. Esta imaginación estable y tranquila comporta una respiración tranquila. Éste es un gran tesoro, fácil de hallar.’

‘Cuando el cielo está claro y el viento murmura entre los abetos, es el corazón de Dios mismo que se te revela.’ Es la inscripción de un altar sintoísta que reproduce Mascaró en Lámparas de fuego.
Todas las personas somos diferentes y únicas en nuestra experiencia, pero a la vez somos idénticas al compartir lo más profundo del alma. Aunque no compartamos las experiencias individuales, ni todos los conocimientos, ni todas las ideas, sí compartimos la capacidad de vivir y de experimentar en sí, de adquirir conocimientos y de tener ideas. Nuestra cotidianidad es muy diversa y variable, pero todos somos uno en el fondo. Todos somos iguales y no debemos reducirnos a ninguna etiqueta, que sólo muestra lo aparente de nuestras vidas individuales. Cada persona es un alma que participa igualmente del espíritu (Brahman) y cada persona tiene, por tanto, exactamente el mismo valor que cualquier otra, independientemente de cuales sean los contenidos de sus pensamientos o los objetos de su conciencia.

‘La pequeña mariposa que vuela y pasa de largo es única en todo el universo. Mucho más es única cada persona. Mira cada persona como uno en muchos y mira los muchos en uno.’

‘La conciencia es una, pero los objetos de la conciencia son muchos.’

‘Cada persona es mucho más grande de lo que parece. En su vida interior cada persona es un alma. Etiquetas como ‘turista’ o ‘motorista’ reducen el hombre al que se aplican.’

‘Nuestra vida corriente es la sombra de nuestro Ser espiritual.’
En nuestra vida cotidiana sucede que lo que creemos normalmente que somos no es realmente lo que somos. Confundimos los contenidos de nuestra experiencia personal con la realidad. Nos identificamos con un agregado de pensamientos, recuerdos, sensaciones… que adquirimos a cada momento pero que no son nuestro ser real. Lo que nos define como personas es el acto de pensar y sentir, no sus contenidos específicos. El ser real es Brahman, y nosotros, como todo, somos también Brahman, y no unos seres desligados del resto del universo. Por lo tanto, nuestra esencia más íntima es divina. Este es el mensaje primordial de los Upanishads, que recoge Mascaró.
A Brahman lo encontramos por toda la naturaleza, por toda la extensión del inmenso universo; pero el lugar donde es realmente más accesible y se muestra de manera más inequívoca es justo en nuestro interior. ‘El Dios que mueve el universo también mueve nuestros corazones.’ Dios, Brahman, Espíritu… es la verdad, es lo que nos hace vivir y nos hace pensar a cada momento, sin ser necesariamente el contenido de nuestro pensamiento, porque el pensamiento, aunque la busca, no encuentra siempre la verdad. Más bien al contrario, muy a menudo nuestro pensamiento se pierde en las cosas del mundo sin captar su orden verdadero, sin captar la razón objetiva de las cosas reales. Salvo, claro está, las personas sabias, que, además de ser en sí mismas, como todo el mundo, una manifestación de Brahman, lo captan con el pensamiento y son capaces de llegar a ordenarlo y entenderlo. Encuentran la verdad en sí mismas. Nos lo recuerda el Tao Te Ching, citado en Lámparas de Fuego:

‘Sin salir de mi puerta

puedo conocer todas las cosas de la tierra.

Sin mirar por mi ventana

puedo conocer los caminos del cielo.

Porque cuanto más lejos viajes

menos conoces.

El sabio por lo tanto

llega sin viajar,

todo lo ve sin mirar.

Todo lo hace sin hacer.’
La gran mayoría de las personas no llegamos a entender el origen de los movimientos de nuestro intelecto y de nuestra voluntad, no nos entendemos, al menos no del todo, a nosotros mismos (y si no nos entendemos a nosotros mismos tampoco entendemos a los demás). ‘Nuestra’ razón no se mueve por sí misma, no se auto-genera. No se puede entender a sí misma por sí misma:

‘La causa para que la razón puede razonar es superior a la razón.’

‘No podemos ver con la razón lo que está más allá de la razón.’

‘Vivimos nuestra vida con nuestra mente. Nuestra vida es una sucesión de hechos mentales. El mundo de la mente, de la conciencia, está más cerca de nosotros que el mundo de la materia. Vivimos este mundo.’

‘El mundo de la mente está seguramente más cerca de nosotros que el mundo de la materia: es nuestro mundo interior donde vivimos, donde tiene lugar la felicidad o la desgracia, la paz o la agitación, la alegría o la tristeza, el placer o el dolor.’

‘La vida vista en contemplación no es la vida vista como una película de cine o de televisión.’

‘Cuando la vida se ve como una película, la vida es superficial; cuando se ve en contemplación es profunda.’

‘Es sólo cuando comprendemos que podemos perdonar: cuando vemos por qué nosotros y los demás estamos en la oscuridad, entonces podemos tener el Espíritu del Gita al tratar con la gente y con las cosas.’

La inteligencia se localiza, en gran medida, en la naturaleza exterior. La naturaleza tiene en sí misma un orden, unas regularidades, un ‘logos’, que nuestro intelecto capta en el momento que conocemos una verdad. Nuestra inteligencia proviene de la naturaleza y se dirige a la naturaleza, proviene de un orden y busca el orden.

‘¿Cómo puede la naturaleza ciega comportarse tan racionalmente y con una inteligencia tan milagrosa? Porque la razón y la inteligencia también están en la naturaleza. El Espíritu de creación crea azar y hado y permite la imperfección, porque de esta imperfección pueda surgir la perfección.’

 

Dios es inteligencia. O dicho de otro modo, la inteligencia es lo superior y ‘divino’ que tenemos, es ‘el alma profunda’. Es el bien más elevado, es lo que nos permite acceder al conocimiento de la naturaleza, cuando, en efecto, el pensamiento encuentra la verdad de la realidad que experimentamos. Pero el pensamiento, como vamos diciendo, muy a menudo nos pierde en los contenidos más rutinarios de la vida cotidiana que son simple asociación de ideas y que no aportan verdadero conocimiento. De hecho, esto es lo más habitual en las personas que no somos sabias. Entonces, para las personas poco iniciadas, sucede con frecuencia que la inteligencia no se corresponde con nuestro pensamiento, el cual es falso, sino más bien con la ausencia de ese pensamiento, por lo tanto. El primer paso hacia la sabiduría consiste, entonces, en darnos cuenta en que nuestro pensamiento es errático y que no acierta a encontrar la poco aparente verdad:

‘El Bhagavad Gita dice que Dios es el hilo que une los mundos y todas sus cosas como en un grupo. Nuestros pensamientos siempre vuelan de cosa en cosa, o, como una oruga, se aferran de hoja en hoja.’

‘Cuando el pensamiento es silencio, profundo o elevado, que es lo mismo entonces podemos ver la Eternidad entre dos pensamientos.’

‘Hay un silencio que está más allá de la razón.’

‘El ‘yo soy’ dentro de nosotros está más adentro que aquello que sobreviene dentro de nuestro entendimiento.’

‘Con pensamientos solos, sólo podemos tener pensamiento más complicado. No podemos tener nada por encima del pensamiento.’

‘El pensamiento solo no puede alcanzar nunca la esencia del universo.’
El alma, la razón, el intelecto, el acceso al conocimiento del logos de la naturaleza, nos trascienden, no son una creación auténticamente nuestra, sino que nosotros somos más bien una manifestación de ellos. Son la manifestación de Brahman, que actúa en nuestro corazón a cada momento de nuestra vida.

‘El alma que nunca muere no es algo que nos pertenece, sino algo a lo que pertenecemos.’

‘Estamos en el mundo, pero no somos del mundo.’

‘El hombre es un ser espiritual. Tiene un cuerpo, pero el Espíritu es el propietario del cuerpo.’

‘El Infinito y la Eternidad están siempre con nosotros.’
Así, nosotros no somos verdaderos actores ni agentes activos de nada. Nuestra mente es movida por algo superior que es real (material y espiritual a la vez), mientras que el producto de nuestra mente, los contenidos de nuestros pensamientos, no se corresponden de normal con realidades sino que son ilusiones de nuestra mente. Tenemos poco control sobre la realidad. Las cosas simplemente pasan. En esto consiste la realidad. No somos actores de nuestra vida. En consecuencia:

‘No hay problemas: sólo hay hechos.’

‘La solución de un problema es un hecho. Cuanto mayor es la paz de la mente, más fácil

es encontrar la solución. Cualquier preocupación, agitación o temor obstaculiza la solución.’

‘Hay sufrimiento, pero no sufridor. Hay acciones, pero no actor. Hay un camino, pero no un viajero.

‘Esto ocurre’ es sabiduría. ‘Esto me pasa a mí’ es ignorancia.’

‘Ansiedades, miedos, ira, agitación, son todos ilusiones, no realidades.’

‘El dominio de la mente debería ser tan sencillo como un suspiro. No dejes que la ilusión del ego diga ‘Tengo una idea’. No hagas subjetivo lo que es objetivo.’

‘La verdadera conciencia no tiene sujeto.’

‘Estos pensamientos no son ‘míos’, porque suceden y yo los observo.’
Si la inteligencia y el pensamiento nos condujeran siempre al conocimiento de lo real y de la verdad, disfrutaríamos de una libertad y una felicidad absolutas, pero, como vemos, esto acontece con dificultad y normalmente no se consigue. Sin embargo, podemos acercarnos. Si aprendemos a reconocer los errores y no nos dejamos engañar por lo que es aparente, tomando conciencia de nuestras limitaciones, estaremos prevenidos para detener los movimientos de la mente cuando sintamos que las ideas nos alejan más que nos acercan a la verdad.

‘Cuando con una mente clara consideramos las ideas, estamos en el camino correcto; pero cuando con una mente confusa somos poseídos por las ideas, estamos en el camino de la oscuridad.’

‘Los problemas no son problemas si no es que el pensamiento haga que lo sean.’

‘Cuando tienes una duda, observa la duda. No hagas ningún esfuerzo por hallar la respuesta. Cuando la mente esté clara la respuesta vendrá.’

‘La felicidad es detener los movimientos de la mente. ‘

‘Si detenemos los movimientos de la mente, podemos sentir el Espíritu de Dios.’

‘Cuando la mente está en silencio podemos oír la voz de Dios.’

‘La percepción pura tiene lugar cuando detenemos los movimientos de la mente.’

‘La observación es relajación.’

‘Relaja tu vida en una Vida más grande.’
‘Hay una música de la mente, y el silencio de la mente.’ Dice Mascaró. Además de la vía del ‘silencio’, o de la detención del pensamiento, que acabamos de ver, existe la vía de la ‘música de la mente’, o de la articulación efectiva del pensamiento y del desarrollo del conocimiento. Esta ‘música’ es una armonía entre la observación y la imaginación, una reciprocidad entre ambas. Es el camino de la observación dirigida por la imaginación, al tiempo de la imaginación controlada por la observación. Es el camino de la realidad empírica, de la verdad que se alimenta de la realidad. Del descubrimiento. De la imaginación que alcanza a plantear nuevas realidades.

La imaginación es diferente de la fantasía. La imaginación, bien dirigida, concibe o intuye realidades nuevas más allá de nuestro conocimiento. Nos hace estar activos. La fantasía nos sumerge en los fantasmas de nuestros ‘conocimientos’, no los cuestiona y no aporta nada nuevo. Nos mantiene pasivos en un mundo de falsedades.

‘La imaginación es activa. La fantasía es pasiva. La imaginación nos despierta: la fantasía nos hace dormir.’

‘Sólo la razón y la imaginación espiritual ambas juntas pueden hacer al hombre autosuficiente: la razón y el Dios que nos ha dado la razón.’

‘Las ideas vienen de la imaginación.’

‘La imaginación es una luz y un fuego interior.’

‘La imaginación es una intensidad de conciencia.’

‘Lo que importa es una experiencia interior comprobada por la sabiduría de la razón.’

‘Es la experiencia lo que importa, no el concepto.’

‘La intuición es una experiencia, no un pensamiento.’

‘La pura conciencia no debería verse afectada por la experiencia: debería observar la experiencia.’
El conocimiento, que consiste en captar el orden de la naturaleza y de su devenir, es lo que nos hace libres. Captar la inteligencia o logos que hay en la naturaleza es lo mismo que captar a Dios. La libertad y la felicidad de las personas radican justo en esto, en entender el mundo, o al menos en no dejarse engañar por las apariencias de lo cotidiano y en reconocer los errores, para poder seguir optando a conocer y a entender. Es la salvación por el conocimiento.

‘El pensamiento debe tener libertad para pensar. Pero sólo hay libertad en la verdad. No somos libres de pensar que 2 + 2 = 5! Si lo hacemos no somos libres: estamos en la esclavitud del error.’

‘Eres libre de tocar en el piano notas equivocadas, pero eso no producirá música. La libertad para hacer música viene de tocar las notas correctas.’

‘Sólo cuando la cuerda del arpa está sometida a reglas fijas consigue la libertad de la música.’

‘La tarea del hombre en la tierra es aprender a leer y escribir: a leer la vida y escribir la vida.’
Lo que hay que hacer es orientar adecuadamente nuestra mente para distinguir lo real de lo que no lo es, prescindir de lo que es ilusorio y quimérico (invención de nuestra mente) para observar lo que es puro e inmediato en la naturaleza, por simple que sea, porque lo que existe en la realidad es lo único que importa, no puede ser de otra manera. Esto es captar la ‘gracia de Dios’, que nos es dada continuamente. Es poner luz en la naturaleza ‘ciega’. Consiste en no ir contra la naturaleza sino en unirse a ella y seguir su camino. Es entrar en la naturaleza y permanecer en la realidad. Es el camino de la razón empírica, con frecuencia tan menospreciada…

‘El Todo del universo está siempre en todas partes, y sólo debemos orientar nuestra mente hacia este Todo para ser uno en voluntad con el Todo.’

‘La gracia de Dios es dada continuamente, pero hace falta nuestra capacidad para recibirla.’

‘Caminar por el camino es unirse a las fuerzas más profundas de la Naturaleza.’

‘La aprehensión real de la suprema verdad está al alcance de todos los hombres.’

‘Sí y No sólo son verdad en la lógica, no en la vida.’

‘Debemos conocer la mente. Debemos controlar la mente. Debemos liberar la mente.’

‘No debemos ser gobernados por la mente: debemos gobernar la mente.’

‘El cerebro es mi instrumento de pensamiento. Siento que mi cerebro es mi sirviente.’

‘Cuando una idea tiene fuerza, el subconsciente la toma y halla maneras y medios para conseguir que se realice. Depende de la fuerza de la idea.’

‘Tiene que haber una colaboración entre nuestra mente consciente y nuestra mente subconsciente.’

‘El subconsciente no es una consciencia inferior, sino una consciencia oculta.’
Nos puede parecer paradójico pero la ciencia y la religión tienen, en el fondo, el mismo cometido: conocer la verdad, entender el funcionamiento de la realidad. Ciencia y religión deberían compartir el mismo método: la razón empírica. Dios y naturaleza son lo mismo, materia y espíritu son lo mismo. Todo es UNO. Se trata tan solo de centrarse en lo que es real y evitar el fanatismo de la razón por la razón, la metafísica, las palabras vacías… y seguir la razón empírica.

‘La experiencia espiritual, como los experimento científicos, está basada en la observación de los hechos.’

‘Si la ciencia es una, la religión debe ser una. La Ciencia se basa en el experimento, la religión debería basarse en la experiencia.’

‘Sólo hay una Verdad en el universo. La ciencia es una y la religión es una, pero hay muchas falsas religiones.’

‘El mundo necesita una nueva religión, una nueva filosofía de la vida libre del dogmatismo de la ciencia y de la tecnología y libre del dogmatismo de la religión organizada.’

‘Necesitamos menos fanatismo y más compasión y comprensión.’
Y finalmente: Como lo más elevado de la mente trasciende nuestra individualidad y es real y eterno como la materia (puesto que en verdad es materia) podemos afirmar que nosotros, en las funciones superiores de la mente, en lo real que viene de fuera y que afecta a nuestra alma (Dios, Brahman, Espíritu…) somos, al menos en cierto grado, también inmortales:

‘En nosotros hay un ego que puede ser viejo, o enfermo, o puede morir: pero por encima de él hay un Espíritu que no puede ser viejo, ni enfermo, ni puede morir.’

‘No hay ida ni vuelta. Sólo hay el eterno ‘yo soy’.’

‘El ‘yo soy’ no ha nacido y por tanto no puede morir.’

‘En la medida que yo soy universal mi situación privada no existe.’

‘El Reino del Cielo no existe para después de la muerte física, sino que es algo eterno que existe antes de la vida, durante la vida y después de la vida y que está eternamente al alcance.’

‘El alma no puede morir porque está más allá de la vida y de la muerte. Más allá de nuestro cuerpo mortal tenemos nuestra alma inmortal.’

‘El Uno es el alma, más allá de la vida, más allá del devenir, más allá de la muerte. Nunca nació y nunca morirá.’

‘La inmortalidad del hombre es una parte de la inmortalidad de Dios.’

‘Dios es la vida de nuestra vida.’

‘La tierra parece plana y el sol parece que sale y se pone. El hombre parece que nace y muere.’

‘El Espíritu se convierte en una alma viviente, y toma un cuerpo para tener experiencia.’

‘Mientras un hombre está vivo no sabemos si él es su cuerpo, o está en su cuerpo, o es otra cosa que el cuerpo. ¿Cómo podemos decir que después de la muerte del cuerpo él está muerto?’

‘¿Hay un Dios, un alma, una vida después de la muerte? Estas preguntas no se pueden responder con el pensamiento; están más allá del pensamiento, y sólo nuestro Ser más allá del pensamiento las puede responder.’

‘Lo Real no se puede acabar.’

‘Lo irreal no existe, lo Real nunca deja de existir.’

Joan Mascaró (1993). La creació de la fe. Moll. Palma de Mallorca.

Joan Mascaró (1958). Llànties de foc. Moll. Palma de Mallorca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s