Dejad vuestros cuerpos…

“Dejad vuestros cuerpos hablar; dejadlos y escuchadlos. Dejad que ellos os muestren físicamente lo que sucede en vuestro interior, lo que quizá hace años que vuestra alma calla.
Muchos ya os habéis dado cuenta, otros no: Vuestro cuerpo dice lo que el alma no tiene la oportunidad de expresar. Y no lo dice desde el recelo o el enfado, sino desde el amor profundo, un amor que procura vuestro equilibrio, un amor que procura vuestra serenidad y vuestra libertad.
El cuerpo habla, y al hablar a veces duele, manifestando todo aquello doloroso que estaba en vuestro interior. Así no es el cuerpo el que duele o enferma, sino el alma, el Ser no escuchado, no respetado, no venerado.
¿Cuántas veces tendremos que deciros que os améis, respetéis y veneréis? Y aún así lo diremos con amor, fe y paciencia, pues dónde estáis vosotros, también estamos nosotros, desafiando cada traspié, cada inconveniente, cada desconexión. 
A vuestro lado incondicionalmente nos encontraréis, porque os amamos como os amamos a nosotros, porque os amamos con todo el Ser que Todo lo une.
Con amor, fe y paciencia:
Web.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s