OSHO

Osho lo dice, y lo digo:

Atisha  está  diciendo:  critica  la  opinión  de  la  gente,  critica  sus  ideologías,  critica  sus sistemas  de  pensamiento,  critícalo  todo,  pero  nunca  critiques  el  amor  de  nadie,  nunca critiques  la  confianza  de  nadie.  ¿Por  qué?  Porque  el  amor  es  tan  valioso,  la  confianza  es  tan inmensamente  valiosa…  el  destruirlos,  el  criticarlos,  el  hacerlos  pedazos  por  el  método  que sea,  es  el  mayor  daño que  se  le  puede  hacer  a  cualquiera. Puedes  criticar  la  opinión  —la  opinión  debe  ser  criticada—,  pero  no  el  corazón.  Cuando veas  algo que  pertenece  al  corazón,  evita  la  tentación  de  criticarlo. La  gente  hace  justo  lo  contrario.  Pueden  tolerar  tu  ideología,  pueden  tolerar  tu opinión,  pero  en  el  momento  en  que  ven  tu  amor,  tu  confianza,  saltan  sobre  ti.  No  pueden tolerar  tu  confianza; no la  pueden  soportar. Te  dirán  que  eso  es  hipnosis,  que  te  han  hipnotizado,  que  te  han  engañado,  que  vives en  una  ilusión;  que  el  amor  es  locura,  que  el  amor  es  ciego;  que  la  lógica  tiene  ojos  y  el amor  es  ciego. La  verdad  es  justamente  lo  opuesto.  La  lógica  es  ciega,  ¡critícala!  El  amor  tiene  ojos, sólo  el  amor  tiene  ojos,  porque  sólo  el  amor  puede  ver  a  Dios.  Critica  las  creencias,  porque las  creencias  no  son  nada  excepto  dudas  escondidas  detrás  de  bellas  palabras.  Critica  las creencias,  pero no critiques  la  confianza  de  nadie. Y  ¿cuál  es  la  diferencia?  La  confianza  tiene  la  cualidad  del  amor.  La  creencia  es  una forma  de  acercamiento  racional.  Si  alguien  dice:  «Creo  en  Dios  porque  hay  pruebas  de  su existencia»,  entonces  critícale,  porque  las  pruebas  sólo  demuestran  la  creencia.  Pero  no critiques  a  alguien  que  diga:  «Amo  a  Dios.  No  sé  por  qué,  sencillamente  le  amo.  El  amor me  invade.  No  tengo  pruebas;  de  hecho,  todas  las  pruebas  están  en  su  contra,  pero  aun así  le  amo.» Recuerda  la  famosa  frase  de  Tertuliano,  un  gran  místico  cristiano:  credo  quia absurdum… Alguien  preguntó  a  Tertuliano:  —¿Por  qué  crees  en  Dios? Y  él  dijo: —Porque  Dios es  absurdo.  Porque  no  se  puede  creer  en  él,  por  eso creo en  Dios. Se  puede  creer  en  cualquier  cosa,  pero  en  Dios  no  se  puede  creer.  Pero  creyendo  en aquello en  lo que  no  se  puede  creer,  uno crece.  Eso  es  intentar  alcanzar  lo imposible. Así  que  cuando  veas  a  alguien  que  tenga  amor,  alguien  que  tenga  confianza,  evita  la tentación  de  criticarle.  Criticarlo  es  fácil,  lanzar  veneno  a  la  historia  de  amor  de  alguien  es fácil.  Pero  no  sabes  que  así  eres  destructivo;  no  sabes  que  así  destruyes  algo  de  inmensa belleza.  Has  lanzado una  roca  contra  una  rosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s