OSHO| No te preocupes mucho por las posiciones…

NO TE PREOCUPES MUCHO POR LAS POSICIONES. SIMPLEMENTE TRANSFORMA TU MENTE. ENTRÉGATE A LA FUERZA DE LA VIDA, FLOTA EN ELLA.


¿Cómo puede uno convertir el acto sexual en una experiencia meditativa? ¿Deberíamos practicar alguna posición especial en el sexo?

Las posiciones son irrelevantes; las posiciones no son muy significativas. Lo que importa es la actitud; no la posición del cuerpo, sino la posición de la mente. Pero si cambias de actitud puede que quieras cambiar tus posiciones, porque están rela-cionadas. Pero no son lo básico.

Por ejemplo, el hombre está siempre sobre la mujer: encima de la mujer. Ésta es una postura egoísta, porque el hombre piensa siempre que él es mejor, superior, más elevado: ¿cómo va a estar debajo de la mujer? Pero, por todo el mundo, en las sociedades primitivas la mujer está encima del hombre. De modo que en África esta postura se conoce como la postura del misionero, porque cuando los misioneros cristianos fueron a África, los nativos no podían comprender lo que estaban haciendo. Pensaron que eso mataría a la mujer.

La postura del hombre encima se conoce en África como la postura del misionero. Los nativos africanos dicen que es violento que el hombre esté encima de la mujer. Ella es más débil, más delicada, de modo que debe estar encima del hombre.

Pero para el hombre es difícil imaginarse por debajo de la mujer, debajo de ella.

Si tu mente cambia, cambiarán muchas cosas. Es mejor que la mujer esté encima, por muchas razones. Si la mujer está encima será pasiva, así que no actuará violentamente; simplemente se relajará. Y el hombre bajo ella no puede hacer mucho, tendrá que relajarse. Esto es bueno. Si él está encima será violento, hará de todo. Y no es necesario que ella haga nada. Para el tantra, tienes que relajarte, de modo que es bueno que la mujer esté encima. Ella se puede relajar mejor que cualquier hombre. La psicología femenina es más pasiva, de manera que la relajación resulta fácil.

Las posiciones cambiarán, pero no te preocupes mucho por las posiciones. Simplemente transforma tu mente. Entrégate a la fuerza de la vida, flota en ella. A veces, si estáis realmente entregados, vuestros cuerpos adoptarán la postura adecuada para ese momento. Si los dos están profundamente entregados, sus cuerpos adoptarán la postura adecuada.

Las situaciones cambian todos los días, de modo que no es necesario fijar las posturas de antemano. Eso es un problema, que trates de fijarlas de antemano. Siempre que tratas de fijarlas, hay una fijación en la mente; entonces no te estás en-tregando.

Si te entregas, entonces dejas que las cosas tomen su propia forma, y eso es una armonía maravillosa: cuando los dos se han entregado. Adoptarán muchas posturas, o no las adoptarán y simplemente se relajarán. Eso depende de la fuerza vital, no de tu decisión cerebral previa. No necesitas decidir nada de antemano. La decisión es el problema. Incluso para hacer el amor, decides. Incluso para hacer el amor, vas a consultar libros.

Osho – El Libro de los Secretos Vol 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s