Una gran verdad ineludible…

UNA ALDEA PERDIDA EN LA INMENSIDAD CÓSMICA 
“De la tierra ha emergido una criatura que ha cambiado la faz de los continentes, que ha sometido las fuerzas de la naturaleza y las ha vuelto en su contra”

                      John Burroughs.
El hombre sólo encontrará el camino de su propia supervivencia si abdica a su trono arrogante y se somete discretamente a los poderes que en verdad rigen la vida y sostienen el universo.
Bienvenido a la Era de los humanos, a un nuevo capítulo de la historia en la tierra. Bienvenido al fin del mundo natural, un fin que debemos en buena parte a la contaminación global con carbono a la que usted y yo, sin quererlo, hemos contribuido, y que afectará a nuestros descendientes durante miles de años, muchos más de lo que suele pensarse.   Bienvenido, en definitiva al periodo “Antropoceno”.  Ahora que la inteligencia humana ha llegado a tocar casi todos los rincones de la tierra, una nueva era ha amanecido y necesita una denominación formal,  un término acerca del lugar que ocupamos en el gran arco del tiempo geológico. De modo que si usted es del tipo de persona que le gusta alardear con términos nuevos, es su oportunidad de impresionar a sus amigos. Dígales en medio de una conversación casual, bienvenidos al Antropoceno. Éste fue el término que eligió la comunidad científica para nuestro tiempo, pero bien pudo llamarse el Plasticoceno.

Todos los organismos producimos desechos, y cuantos más organismos hay en un hábitat, más desechos indeseables se producen. El problema es que nosotros, los humanos, tenemos tal capacidad para consumir recursos naturales que nuestros desechos están contaminando el planeta entero, hasta el punto de que estamos cambiando su clima. En este sentido, nos estamos convirtiendo en víctimas de nuestro propio éxito como especie. Yo me pregunto: ¿Cómo sería el clima actualmente, si hubiéramos dejado los combustibles fósiles bajo tierra en vez de quemarlos?

Nunca habíamos sentido, como hasta ahora, la veracidad y contundencia del cambio climático.

El planeta no da tregua, y tampoco perdona, parece llevar consigo un tic tac  permanente, sucesivo e indolente. Pues así como el tiempo no se detiene, tampoco se detienen los acontecimientos que la están llevando a su ocaso.

Las profecías acerca de los acontecimientos catastróficos siempre acaban acertando en los hechos, pero nunca en las fechas. Ese es su talón de Aquiles, empeñarse en poner un día al fin de los tiempos. Y se equivocan, sencillamente porque el tiempo no tiene fin, aunque nuestro planeta sí.  Y aunque a veces el fin de un planeta no depende ni siquiera de sus moradores, sino de los designios cósmicos, el deterioro del nuestro, si lo tenemos bien endosado.   

Tal vez, como los dinosaurios, el reino del hombre esté llegando a su fin, y la civilización fundada sobre la supremacía humana, sobre la idea de la superioridad de nuestra especie, deberá ceder su lugar a un orden más respetuoso, más cordial con las otras criaturas.

Tal vez en el poder terrible de la ciencia y en esa creciente hostilidad indiscriminada del hombre hacia el hombre que llamamos industria militar y terrorismo, se hace manifiesto que la supremacía de lo humano ha perdido su justificación, que hay que buscar caminos por fuera de esa arrogancia ingenua, y que es mucho más grande lo que ahora debemos salvar, pues, para nosotros, de no reaccionar, ya será tarde.
La gente dice que el tiempo lo cambia todo. Pero eso no es cierto, hacer cosas lo cambia todo. No hacer nada, lo deja todo exactamente igual.   

Este planeta algún día, previsible e inevitablemente se apagará, pero en la medida que seamos conscientes de nuestro papel en el universo, como sus inquilinos, el mundo puede aún llegar a ser un asomo del paraíso que una vez fue.

Si nos preguntan hoy,  cuáles son los valores más altos de la humanidad, seguramente responderíamos que los del paleolítico superior.
             SANTA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s