Volver al corazón…

CONCIENCIAS DESPIERTAS

Mucha gente piensa que la Ascensión es ir a otra dimensión o viajar en una nave espacial hacia otro lugar, pero en realidad consiste en volver donde estábamos antes. 

Vivíamos en el corazón y el cerebro solo era un sirviente o una función del corazón, y cuando conseguimos volver al corazón y la mente hace lo que le pedimos podemos crear sin que nuestra creación contenga un lado oscuro. 

Es la forma en que solíamos hacer las cosas en el pasado. 

Casi todo el mundo lo ha olvidado, pero quienes no, están haciendo  el trabajo de ayudar a la  otra gente a tratar de recordar quiénes somos en realidad y el propósito real de la vida.

Carmen Martín Gaite

El 8 de diciembre de 1925 Tal Día Como Hoy nació la escritora española Carmen Martín Gaite, una de las figuras más importantes de las letras hispánicas del siglo XX. Cultivó una amplia obra narrativa entre la que destacan “Entre visillo”, “Ritmo lento”, “Retahílas”, “Fragmentos de interior” y “El cuarto de atrás”, entre otras. Su faceta periodística se caracteriza por su etapa de redactora en los comienzos de Diario 16. Entre otros logros, Martín Gaite destaca por haber sido la primera mujer a la que se le concede el Premio Nacional de Literatura con “El cuarto de atrás” en 1978, y por haber ganado en 1994 el Premio Nacional de las Letras por el conjunto de su obra. En 1988 obtuvo el Príncipe de Asturias. Cultivó también la crítica literaria y la traducción destacando en autores como Gustave Flaubert, Rainer Maria Rilke y Emily Brönte [1818-1848], colaboró, asimismo, en los guiones de series para Televisión Española “Santa Teresa de Jesús” (1982) y “Celia” (1989), serie infantil basada en los famosos cuentos de la escritora madrileña Elena Fortún. En la última etapa de su carrera, Carmen Martín Gaite llegó a ser una escritora muy popular con obras como “Caperucita en Manhattan”, “Nubosidad variable”, “La reina de las nieves”, “Lo raro es vivir e Irse de casa”. Falleció el 23 de julio de 2000.

Carmen Martín Gaite (Wikipedia): http://buff.ly/2gGnJCl
Carmen Martín Gaite (Biografía): http://buff.ly/1PU35Olhttp://buff.ly/2a8cMtQ

Podcast Algún día: Carmen Martín Gaite: la escritura como afición y refugio: http://buff.ly/1PU364F

Frases célebres de Carmen Martín Gaite: http://buff.ly/2gGn0kW
#CarmenMartínGaite #Aniversarios #TalDíaComoHoy #Quotes #Literatura #UnDíaComoHoy #Citas #Fallecimientos #FrasesCélebres #AlgunDiaEnAlgunaParte #Apostillas

Osho

Fernando Apollus | Libros Osho

Osho lo dice…y lo digo:

Sois todos mendigos, y vais pidiendo a los demás mendigos lo que ellos mismos no tienen. Nadie te puede dar amor. El amor puede surgir dentro de ti, pero no puedes obtenerlo del exterior. No existe ninguna tienda, ningún mercado, ningún vendedor que te pueda vender amor. El amor no se puede comprar a ningún precio.

El amor es un florecimiento interno; surge de una energía latente en tu interior. Sin embargo, todos buscamos encontrar amor en el exterior. Todos buscamos encontrar amor en el amado, lo cual es una cosa absolutamente equivocada e inútil.

Buscad: amor dentro de ti mismo. Ni siquiera te imaginas que puede haber amor en tu interior porque el amor siempre se ha asociado a la idea del amado. Tienes la idea de alguien en el exterior. Y como no recuerdas cómo puede surgir el amor dentro de ti, la energía del amor sigue latente. No te das cuenta de que, siempre estás pidiendo fuera algo que ya está dentro de ti. Y como lo estás pidiendo fuera, no miras en tu interior. De este modo; lo que podía haber surgido dentro, no surge nunca. 

 El amor es el tesoro esencial con el que nace todo individuo. El hombre no nace con dinero, el dinero es una acumulación social. Pero el hombre nace con amor. Es un derecho de nacimiento, es su riqueza individual, está en su interior. Es un compañero que ha recibido con su nacimiento y que le acompañará toda su vida. Pero muy pocos tienen la suerte suficiente de mirar en su interior y busca dónde está el amor, ver cómo se puede encontrar y cómo se puede desarrollar. Naces, pero sigues sin descubrir tu riqueza. De hecho, nunca se explora en absoluto; vas mendigando en la puerta de los dernas, extendiendo tu mano porque quieres amor.

En todo el mundo sólo hay un deseo: el amor. Y en todo el mundo sólo hay una queja: no tengo amor. Y cuando no tienes amor; acusas a los demás de ser culpables porque no recibes amor. La mujer le dice a su marido: «Te sucede algo, por eso yo no estoy recibiendo amor». El marido le dice a su mujer: «Te sucede algo, por eso no estoy recibiendo amor». Y nadie se pregunta si alguna vez ha sido posible recibir amor del exterior.

 El amor es el tesoro interno, y el amor mismo es la música de la veena del corazón.