La tristeza..

CONCIENCIAS DESPIERTAS

“La tristeza siempre implica algún tipo de pérdida en la que la respuesta es “no puedo”. 
La pérdida puede ser de poder, de potencial, de alguna persona, lugar, objeto, idea, satisfacción o status. 
Implica que has querido mucho o te has sentido parte de, o has creído que algo o alguien te pertenecía y que iba a seguir siendo así. Podemos a veces, imaginar que poseemos algo o a alguien y sentir tristeza por una pérdida imaginaria.
Muchas veces no reconocemos la tristeza o la escondes en palabras tales como: “me siento desilusionado”, “me siento desanimado hoy”, “estoy aburrido”o “no sé lo que me pasa”. Son pasos hacia la trsiteza o ya están encubriendo la tristeza.
La base de la tristeza es el no poder: “yo no puedo”, “no puedo amarlo”, “no puedo hacerlo”, en relación a algo específico o general. El “no puedo” implica que querías algo o lo has perdido. Ya no puedes más y te sientes triste. O sea que el darte cuenta de aquello que has perdido, te ayuda a salir de la tristeza.
Cúal es el mensaje de la tristeza?

OSHO | MEDITACIÓN: PRIMERA Y ÚLTIMA LIBERTAD 

TÉCNICAS PARA ELEVAR LA CONSCIENCIA Y EL AMOR.


MEDITACION  KUNDALINI
Esta es la tan gustada meditación, hermana de la Meditación Dinámica. Consiste de cuatro etapas de 15 minutos cada una.
Primera etapa: 15 minutos

Suéltate y deja que se sacuda todo tu cuerpo, sintiendo que se mueve la energía subiendo desde los pies. Suéltate por completo y déjate llevar, conviértete en la sacudida. Puedes tener los ojos abiertos o cerrados.
Segunda etapa: 15 minutos

Baila, de cualquier manera que lo sientas, y deja que todo tu cuerpo se mueva como quiera.
Tercera etapa: 15 minutos

Cierra los ojos y quédate quieto, sentado o parado, presenciando todo lo que pasa adentro y fuera de usted.
Cuarta etapa: 15 minutos

Manteniendo los ojos cerrados, acuéstate y quédate quieto.
Cuando hagas la Meditación Kundalini, deja que la sacudida se dé sola, no la fuerces. De pié, en silencio, siéntela llegar y cuando tu cuerpo empiece a temblar un poco, ayúdala pero no la dirijas. Disfrútalo, siéntete feliz por eso, permítelo, recíbelo, dale la bienvenida, pero no le impongas tu voluntad. 

Si lo fuerzas, se va a convertir en un ejercicio, un ejercicio corporal, físico, entonces la sacudida va a estar pero solamente en la superficie, no va a penetrarte. Por dentro vas a seguir sólido como una piedra, como una roca; vas a seguir siendo el manipulador, el que lo hace y el cuerpo solamente va a estar siguiéndote. Y no se trata de tu cuerpo, se trata de vos…

Cuando digo que te sacudas me refiero a tu solidez; tu ser que parece una roca se tiene que sacudir hasta sus raíces para volverse líquido, fluido, para derretirse y fluir. Y cuando el ser pétreo se vuelva líquido, tu cuerpo lo va a seguir. Entonces ya no está el “yo me sacudo”, solamente está el proceso. Entonces no lo está haciendo nadie, solamente está pasando; entonces ya no está el que hace…

Osho – Meditación: Primera y última Libertad.